8M: Son las mujeres las más vulnerables frente a los desastres



En desastres y crisis humanitarias hay necesidades que se deben resolver de manera inmediata,
tales como los albergues, los alimentos y el agua. Al desarrollarse todas las emergencias de
manera distinta debido a sus diferentes complejidades, se desafían las capacidades de la
asistencia. Y en medio de las múltiples prioridades que surgen desde el territorio afectado, a nivel
global, son las mujeres y niñas las que se encuentran más vulnerables frente a las emergencias, sin
la protección suficiente y expuestas a sufrir violencia de género, perjudicando su libertad,
autonomía y dignidad.
Las emergencias afectan de manera diferente según cada género. De acuerdo con ONU Mujeres,
las mujeres y niñas enfrentan riesgos más grandes debido al desplazamiento y la ruptura de las
estructuras normales de protección y apoyo. También se enfrentan a un aumento de las tareas
relacionadas al cuidado, como proveer comida y agua, y cuidar a los enfermos. Según la entidad,
un 35% de las mujeres en el mundo ha experimentado violencia física o sexual y la violencia de
género aumenta en ambientes de conflicto: más del 70% la ha experimentado en estos escenarios.
En medio de una emergencia, son entonces las mujeres y niñas las que se arriesgan a ser abusadas
física, emocional, sexual y económicamente. Debido a las pérdidas de empleo y crisis económicas,
sus derechos pueden verse en mayor medida vulnerados, muchas veces explotadas sexualmente,
y son ellas las que se deben enfrentar no sólo al horror del desastre que viven, sino también a la
incertidumbre de mantener su integridad física y psicológica. Los albergues se convierten en
ambientes peligrosos para ellas.
Según un estudio de 2015 de La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la
Media Luna Roja (IFRC), es difícil investigar la violencia de género particularmente después de
desastres porque tiende a estar escondida y toma muchas formas, pero los desastres provocan
empobrecimiento, lo que induce a algunas personas a adoptar estrategias perjudiciales para las
mujeres.
A pesar de que muchas veces no se tiene evidencia específica de la violencia de género en una
crisis, es necesario darla por hecho, ya que son ellas las que están más vulnerables luego de un
desastre. Es de suma relevancia trabajar en intervenciones que busquen prevenir y mitigar estos
tipos de abusos desde el primer día en las emergencias, donde se tomen medidas para prevenir
abusos y se construyan alianzas de manera colaborativa, asegurando también que tanto hombres
como mujeres puedan denunciar de forma segura si es que este tipo de violencia ocurre.
Actualmente, desde Movidos x Chile nos encontramos construyendo alianzas con organizaciones
de la sociedad civil para trabajar juntos por la prevención de la violencia contra mujeres y niñas,
buscando darles toda la seguridad y protección posible en medio de contextos de emergencias.
Sólo con alianzas estratégicas sólidas podremos trabajar por la eliminación de la violencia de
género en todas sus dimensiones.
Asimismo, disponemos de módulos especializados de prevención y mitigación de violencia de
género en contextos de emergencia y estamos elaborando herramientas que nos permitan actuar
con una respuesta con enfoque de género.

Creemos que aún queda un gran camino por delante para generar acciones preventivas
apropiadas, para poder proteger y darles la seguridad que necesitan. Sólo trabajando de forma
articulada y colaborativa, con intervenciones que busquen disminuir la violencia de género,
podremos construir un país más justo, sostenible y con mayor seguridad para todas las mujeres.

 

 

Pamela Sandoval
Directora Movidos x Chile